Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Bombas en Barcelona: una ciudad que presume de explosividad

En ocasiones Barcelona exhibe su historia sin complejos, aunque esta refleje un salvaje bombardeo a Sant Andreu y Gràcia o un atentado contra la burguesía en el Liceu. Es el caso de las bombas expuestas que podemos encontrar en tres rincones de la ciudad.

Categorías
Rincones insólitos de Barcelona

Jardines de Can Altimira: un parque fruto de la locura de un burgués

Un puente que replica al existente en las Cataratas del Niágara, otro en piedra que salva un espacio inundable para que las visitas naveguen en barca, 36 columnas románicas que dan acceso a grutas secretas… Son solo tres de los histriónicos elementos que encontramos en pleno Sant Gervasi, en los jardines de Can Altimira.

Categorías
Rincones insólitos de Barcelona

Pere Calders en Barcelona: homenajes surrealistas a un autor imprescindible

Vas caminando por Travessera de Dalt hacia la Ronda del Guinardó y sin darte cuenta, pisas un mechero, un bolígrafo, un móvil de 2004, un coche, un collar, varios clavos… No es ninguna prueba de faquir: es un homenaje a Pere Calders y a su cuento más famoso.

Categorías
Edificios sorprendentes de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Convent de Sant Agustí Vell: la Barcelona católica, militar y cultural

Su fachada roja y alargada en la que encontramos el Museu de la Xocolata, el archivo fotográfico de la ciudad y el centro cívico, poco nos induce a pensar que estamos ante un edificio que ha visto crecer, demoler y gentrificar el Born durante más de 7 siglos.

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Pepita Teixidor: la primera representación de la mujer en Barcelona

Con motivo de la celebración del 8M recuperamos la memoria de la que fue la primera representación pública de un personaje femenino no divinizado ni alegórico: Pepita Teixidor. Una acuarelista de la talla de coetáneos como Ramón Casas o Santiago Rusiñol y que, sin embargo, el tiempo silenció su obra.

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Un paseo por los submarinos en Barcelona

En Drassanes, en Diagonal, en pleno Guinardó… incluso en mitad de la Ronda de Dalt nos puede aparecer un submarino en Barcelona. ¿A qué se debe esta obsesión por los sumergibles?, ¿Qué relación tienen entre ellos?

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Un paseo por los relojes más curiosos de Barcelona

Perder el tiempo en Barcelona es fácil, lo que no lo es tanto es desconocerlo. Decorando edificios públicos, luminosos de establecimientos y centros comerciales, mediante campanares emblemáticos o incluso por los suelos…, las horas en Barcelona se marcan puntualmente y es difícil escapar a su control. Pero tal como sucede con todo lo que es […]

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Parc de Can Sabaté: la recuperación del Eixample vino desde Zona Franca

Escondido entre bloques de la Zona Franca, el parc de Can Sabaté tiene mucho que contarnos: desde ser el precursor de la recuperación de los interiores de las manzanas de l’Eixample, hasta haber inspirado una obra magna de la literatura barcelonesa como es La Verdad sobre el Caso Savolta.

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

Porcioles y la Dama del 29: un destierro fruto de la incultura

Ejemplos de la mala gestión en la ciudad del alcalde Jose María de Porcioles sobran, pero es en los pequeños detalles donde mejor se refleja la falta de sensibilidad y profesionalidad del regidor franquista: un notable pero desconocido caso lo encontramos en la mal llamada Dama del 29, víctima cultural de la incapacidad de gobierno de este personaje.

Categorías
Historias desconocidas de Barcelona Rincones insólitos de Barcelona

El Negre de la Riba: el hombre del saco más querido

El Negre de la Riba vino hace más de siglo y medio de hacer las américas a convertirse en un símbolo de la Barceloneta, a pesar de su aspecto tosco, su paso por otros barrios y su labor de «hombre del saco» para los nenes del barrio más marinero de la ciudad.